Buscar
  • Regina

Volver a Casa

“Si realmente amas la naturaleza, encontrarás la belleza en todas partes” -Vincent Van Gogh



La naturaleza, en un sentido muy general, es todo aquello que es real y físico. Nosotros lo conocemos más como el medio ambiente, los ecosistemas y cada ser que se encuentra dentro de ellos. Es algo tan maravilloso que desde hace milenios ha sido enfoque de estudio por muchas ciencias, ha marcado culturas, religiones y el estilo de vida de la sociedad. Venimos de la naturaleza y hacemos todo en torno a ella, pues nos da los recursos necesarios para que podamos vivir. Hoy queremos platicar contigo sobre cómo agradecerle todo lo que ha hecho por nosotros, recordando cómo regresar a ella.

Los humanos siempre han estado unidos con la naturaleza; desde que hemos pisado la tierra recurrimos a ella para poder tener alimento y un hogar. Sin embargo, con el paso de los siglos hemos perdido esta conexión estrecha. Poco a poco nos hemos ido alejando más y más de lo natural. Creamos grandes ciudades llenas de edificios y autopistas, dejando a la naturaleza en lugares lejanos. Construimos industrias que han afectado al medio ambiente, afectando los ciclos de vida de los animales y vegetación. Hemos sido muy ambiciosos y logrado un desarrollo excepcional, pero muchas veces nos hemos olvidado de cuidar el bienestar de la naturaleza. El daño que le hemos hecho a nuestro planeta es masivo y por años nos ha pedido a gritos que le hagamos caso. Su temperatura está subiendo, afectando a muchas especies que han tenido que migrar de un lado a otro para sobrevivir. El porcentaje de seres en peligro de extinción aumenta rápidamente y las estaciones del año ya no tienen un ritmo definido. Además de todo, los efectos que esta separación ha tenido han sido muy evidentes en las personas. La mayoría de la población mundial vive en una ciudad, lo cual implica estar rodeados de tecnologías distintas en todo momento. Generalmente, tomamos transporte para llegar a cualquier lado en lugar de caminar o usar una bicicleta, respiramos aire que es cada vez más contaminado y dañino para los pulmones y vemos demasiadas pantallas todo el tiempo.

Ahora estamos más acostumbrados a lo artificial que a lo natural, tanto, que para estar cerca de la naturaleza tenemos que planear un fin de semana o definir qué día estamos menos ocupados para hacerlo.

Hay estudios que explican cómo esto ha afectado a la salud física y mental de la humanidad entera, pues ahora hay más niveles de estrés, depresión, ansiedad y, evidentemente, más enfermedades crónicas a causa de ello.

¿Qué pasaría si paramos un poco y nos acercamos más a ella? Ni siquiera es necesario salir de donde estés… tu cuerpo es parte de la naturaleza. Como humanos, nacemos, crecemos y morimos cerrando este ciclo de vida con ella. Cada célula que nos compone hace un trabajo impresionante, así como los árboles crecen y la lluvia cae. Vivimos tan apresurados en las tareas de diario que llegamos a darlo por sentado, pero, nuestro cuerpo es ese recordatorio de dónde venimos. Tan solo toma una respiración profunda y fíjate cómo ese aire tuvo que pasar por todo un proceso para que llegara a ti. El planeta es nuestro único hogar, y todos los humanos compartimos esta misma casa. No existe otro lugar a donde podamos ir así que debemos cuidarlo. Podemos empezar por re-conectar con la naturaleza, tan solo con el jardín de tu casa o las flores en tu mesa. Agradezcamos por todo lo bonito que nos da todos los días, como la luz calentita del sol o el brillo de la luna. Todos somos uno y todos somos parte de la naturaleza, la cual es perfecta y delicada.

¡Hemos creado un E-Book para ayudarte con esta re-conexión y agradecimiento! Checa nuestras redes para obtener el tuyo o déjanos un comentario si te interesa.


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga


53 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo