Buscar
  • Regina

Sobre Dejar Ir

Suelta el apego, quédate con la lección y abraza fuerte a tu alma...

Imagina que estás por hacer una caminata. Para ir, necesitas usar la ropa correcta y una mochila donde puedas llevar lo importante. Conforme caminas vas encontrando cosas de todo tipo y las vas coleccionando en tu mochila. Algunas son grandes, otras pequeñas, cada una con un color y uso distintos. Mientras más recorres el camino, más se llena tu mochila y puede llegar a pesar más de lo que planeabas. Si así continúas, llegará un punto en el que el peso será tan grande que irás más lento y te agotarás rápidamente. ¿Te suena a algo parecido?

Nuestras vidas nunca paran; todos los días hay algo nuevo que ver o hacer. Estoy segura que más de la mitad de la población mundial vive agotada constantemente. Por nuestro estilo de vida, es común querer ser “multitask” y, mientras más dificultades resolvamos, más recibimos admiración de otros. Aún así, todos y todas tenemos un límite pero se nos olvida revisarlo. Nos damos cuenta hasta que ya no podemos aguantar más el peso de intentar mantener todo bajo control. Sin embargo, todo tiene una solución. Solo hay que detenernos, revisar qué tanto cargamos en esa “mochila” sobre la espalda y dejar ir todo lo que ya no nos va a funcionar.

“Dejar ir no significa ‘deshacerse de’, más bien significa ‘dejar ser’” -Jack Kornfield

¿Qué es eso que ya no funciona?

  • Muchas veces tenemos pesos que ni siquiera es nuestra responsabilidad cargar. Por ejemplo, las consecuencias del error que otra persona hizo, aunque dicha persona sea importante para nosotrxs.

  • Situaciones del pasado puede ser otro peso innecesario. Es doloroso (no lo voy a negar) pero no podemos cambiar lo que ya fue. El “hubiera” solamente nos llena de culpa y pesa demasiado.

  • Limitaciones o creencias que te enseñaron, ya sea tu familia o la sociedad en general. Al ser pequeños, nuestra brújula interna se rige por lo que nos dicen que es “bueno” o “malo”. Conforme crecemos nos damos cuenta de toda la gama de grises que hay en medio y podemos cambiar de parecer. Puedes comenzar por cuestionarte si estás de acuerdo con todo lo que has aprendido y así tu brújula funcionará en perfecta sintonía contigo; para tí y tu propio camino.

  • Expectativas de las acciones de otros o de algo que quieres que suceda. La realidad es que no podemos controlar nada más que lo que nosotrxs mismxs hacemos. Por mucho que deseemos algo, no todo está en nuestro poder. Pídele al universo (o a la figura de tu fe) que te apoye, pero siempre ten en mente que suceda o no, siempre será por un bien mayor.

  • En resumen, todo lo que ya no nos sirve es lo que ya no nos ayuda a crecer, no nos trae ningún beneficio y solo nos brinda dolor o malestar.


Cuando nos aferramos a algo, solo conseguimos frustrarnos. Es como si quisiéramos agarrar una nube: nos vemos absurdos intentándolo y desperdiciamos energía. Sin dejar ir, no podremos darle la bienvenida a todo lo nuevo y maravilloso que el universo nos tenga preparado. Se ha comprobado que a nuestra mente le cuesta trabajo ver las situaciones desde una perspectiva mayor, cerrándose en una idea que no le permite avanzar. Al saber esto, recuerda que no todo es lo que parece y el universo siempre trabaja para nuestro propio bien.



Por último, es importante dejar ir con compasión. Muestra compasión a los demás, porque no siempre han tenido malas intenciones. Muestra compasión ante el universo, porque trabaja en maneras que no somos capaces de comprender siempre. Y muestra compasión hacia ti mismx, porque no todo lo que ha pasado es tu culpa y todo lo que sientes es completamente válido. Tú eres libre de vivir tu vida como quieras y eres responsable de decidir: ¿quieres ir cargando una mochila pesada por siempre?


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo