Buscar
  • Regina

Serie "Lock Your Glow" - Uddiyana Bandha

"El yoga es la oportunidad perfecta para tener curiosidad sobre quién eres" -Jason Crandell

¡Qué gusto volvernos a ver en esta serie sobre los candados del yoga! Sé que este tema puede sonar un poco técnico y, tal vez, puede intimidar. Pero los Bandhas solo agregan profundidad a tu práctica, obteniendo aún más beneficios del yoga. Recuerda que todo lleva su tiempo y necesitamos paciencia para ser más avanzadxs, así que por ahora puedes intentarlo fuera de tu sesión de yoga. Poco a poco, ¡date la oportunidad de integrarlos! Aunque sea por unos segundos, notarás una gran diferencia. Primero, repasemos...


¿Qué son los Bandhas?

Un Bandha se puede traducir como un sello o candado. Estos involucran ciertos músculos que no son principales en las posturas del yoga, pero tienen un papel crucial en el objetivo de la práctica. Se les considera el núcleo de la práctica Vinyasa, pues conectan directamente los beneficios físicos con los energéticos del Yoga en su totalidad. Sellan -literalmente- el esfuerzo de tus músculos con tus Chakras. Además, ayudan a contener la energía que generas en tu práctica, dejando ir y depurando tu cuerpo de lo que no necesita.

Si has estado en una clase de yoga -particularmente vinyasa o kundalini- seguramente has escuchado la instrucción de apretar ciertos músculos durante toda la práctica. Activarlos correctamente, junto con la respiración que pueda llevar la clase, es justo lo que hará que la práctica sea renovadora y vital en lugar de drenar energía.


El segundo Bandha

El Uddiyana Bandha se conoce también como el “candado abdominal”. Se traduce literalmente en “volar” o “elevarse”. Se relaciona directamente con nuestro Tercer Chakra (Manipura), involucrando nuestro sistema digestivo y músculos del abdomen. Además, obliga a reforzar y estirar la columna, dándonos una mejor postura. Este sitio se le puede considerar como un punto principal en nuestra energía, ya que desde aquí nace nuestra fuerza interior.


Se activa abriendo las costillas y succionando el abdomen entero. La idea es intentar llevar el ombligo lo más atrás que se pueda, mientras se impulsa hacia arriba. Puedes imaginarlo como si quisiéramos meter la panza y, a la vez, suspirar.

Ojo: no se trata de sostener el aire, debes aplicar fuerza sin comprometer tu respiración.

Puedes comenzar a probarlo sentándote sobre una silla o en una postura de cuatro puntos sobre un tapete. Actívalo en “sets” de 20 o 30 segundos y descansa 30 o 60 segundos antes de volver a intentarlo.

Cuando hagas yoga, puedes integrar tu Uddiyana Bandha en posturas como:

  • Padmasana (Posición de loto)

  • Adho Mukha Shvanasana (Perro mirando hacia abajo)

  • Utkatasana (Postura de la silla)


Naturalmente, este sello se activa a lo largo de nuestra práctica ya que es necesario contraer el abdomen en muchas posturas. Sin embargo, es un poco superficial y tiene otro fin. Lo único que requiere es más concentración, intención y fuerza para convertirse en un candado bien hecho.

Sin importar tu nivel en el yoga, puedes incorporar estos elementos a tu ritmo. Es verdad que las maravillas de esta práctica parecen no tener fin así que, como todo, es un proceso. Los Bandhas muestran la relación entre el “Yo ego” y el “Yo verdadero”, pues al activarlos nos enseñan cómo el dolor o sufrimiento y el crecimiento e iluminación trabajan en colaboración. Puede parecer tedioso o aburrido al principio pero, ¡Harán una gran diferencia en tu práctica diaria! ¿Ya intentaste hacer algún Bandha? ¡Nos encantaría saber!


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo