Buscar

Por Qué No Meditar Ni Ser Mindful

Hace poco me enviaron una serie de artículos que hablan sobre la meditación y el mindfulness pero desde otro punto de vista; el título del que más me llamó la atención fue uno que decía que meditar y practicar el mindfulness aumentaba la depresión y la ansiedad. Probablemente estás pensando que decían pura mentira, o que tiene que haber un error, pero en el momento en el que empecé a leer lo que escribió esa autora, entendí perfecto a qué se refería. Déjame te explico en este blog por qué tiene un poquito de razón.

Por un lado, sabemos que la meditación es la práctica donde entrenamos a la mente. Al meditar, creamos un espacio donde nos permitimos ser humanos: vivimos la experiencia de ser una persona en este mundo, la cual siente emociones, tiene sentimientos, piensa y respira. El mindfulness está relacionado con la meditación, ya que al practicar ser “mindful” estamos poniendo nuestra total atención y presencia en el momento presente. De esta forma, podemos dejar de vivir en nuestros pensamientos (los cuales son del pasado o del futuro, 99.9% de las veces) y así vivir en la realidad.

Si quieres adentrarte más en los temas, checa los enlaces para leer los blogs de cada uno.


Entonces, si sabemos que meditar y estar presentes son algo muy beneficioso para nosotrxs de forma mental, física y espiritual,


¿por qué dicen que nos puede deprimir o darnos ansiedad?

Primero quisiera decirte que la respuesta no nos aplica a todxs, porque cada quien es diferente y experimenta su propio camino a su manera. Sin embargo, cualquier práctica holística, como meditar, yoga, mindfulness, tantra, tal vez hasta hacer journaling, nos obliga a hacer una introspección. Al “mirar” hacia adentro de nosotrxs, abrimos los ojos ante todo aquello que somos, o sea, cada partecita que nos gusta, cada característica que quisiéramos cambiar, las cosas que nos molestan de nosotrxs mismxs y demás. Estas reflexiones donde necesitamos poner atención a lo que sentimos, requieren un tipo de honestidad que no es fácil.

Por ejemplo, es normal que cuando nos pregunten “¿cómo estás?” contestemos “bien”, y aún cuando no sea cierto, es fácil mentir o maquillar lo que realmente estemos sintiendo ante los demás. Pero, solo tú sabes cómo te sientes verdaderamente… lo que pasa es que en nuestro día ajetreado nos distraemos de la realidad. Al final del día, al sentarte a conectar con tu respiración y tu estado de ánimo, puede abrumarte todo lo que llevas aguantando, cargando o reprimiendo en el día, o a veces, ¡cosas que traes desde hace meses o años!


Aquí está la respuesta. Vivir ignorando lo que sentimos o pensamos, reprimir el enojo por querer llevar la fiesta en paz, no dejarte llorar por pena a que te vean, no decir lo que en verdad querías decir en el momento, todo eso va sumando y se acumula como en una olla exprés; en algún punto, toda esa presión hará que “estalles”, en forma de enfermedad, un periodo depresivo o peor, dejar de reconocer quién eres.



Abrir los ojos a tu realidad interna es justo el camino difícil del cual hablamos en la comunidad Yogi, pues sale a la luz todo eso que no nos gusta o que nos asusta reconocer. Sin embargo, la resiliencia, constancia y el respeto a tí mismx será lo que te ayude a atravesar ese golpe de realidad. Tal vez duela, pero es parte de la evolución que estás buscando. No tengas miedo de ser tu propix aliadx, además de que no estás solx en esto… muchas y muchos de nosotras estamos creciendo contigo y aquí estamos para apoyarnos lxs unxs a lxs otrxs, a pesar de la distancia. La luz al final del túnel es toda la abundancia que buscas, la cual ya está (y siempre ha estado) dentro de ti.



Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo