Buscar

La Verdad Absoluta

Una cosa es verdad: hay muchísimas verdades. Puede sonar redundante pero es una de las [tantas] ironías en la vida, pues no existe una “verdad absoluta”. En el blog de hoy, quiero platicarte sobre cómo encontrar tu verdad y todo lo que implica hacerlo, así que respira conmigo y ponte cómodx…

Quiero comenzar haciéndote una pregunta: ¿a cuántas figuras públicas o ‘influencers’ sigues en tus redes sociales? Da igual si son 1 o 100, te pregunto esto porque quiero invitarte a cuestionarte lo siguiente: de todxs ellxs, ¿a cuántxs conoces en vida real? Seguramente a muy pocxs o tal vez a ningunx. Este es un gran ejemplo de cómo, casi nunca, conocemos la verdad al 100%. Nunca sabremos en su totalidad lo que estas personas piensan o viven día con día; no sabemos cómo se sienten más allá de la foto que pusieron en su perfil y muchas veces nos olvidamos de ello. Tan solo piensa en ti mismx y verás que, generalmente, solo tú sabes la historia completa de algo que hiciste o sentiste.

Recordando esto, podemos llevarlo más allá de las redes sociales y llevarlo a todas las demás situaciones.


Si hubiera una respuesta, ya no tendríamos que preguntarnos nada

Desde que existen los humanos, hemos intentado buscarle solución a todo. De forma natural, nuestro cerebro necesita encontrar respuestas y nos frustramos cuando no encontramos una sólida. Ser humano y vivir en este plano implica estar en un constante camino donde encontremos nuestras propias definiciones y verdades. Sin embargo, hay veces que nos gana la desesperación y creemos que una persona o algún símbolo con el cual conectamos, tiene la respuesta absoluta.


Alerta de spoiler: No existe una verdad comprobada

Así como la gente que sigues en redes sociales, o como tus autores favoritos, o a quien sea que admires mucho, por más que creas en ellxs no siempre tendrán las respuestas. El mismo Eckhart Tolle lo menciona:

“Yo no te puedo decir ninguna verdad espiritual que tu no sepas ya. Lo único que puedo hacer es recordarte que ya lo sabes.”

Aunque personalmente pienso que Eckhart es uno de los mejores guías de esta época, no podemos olvidar que también es persona. También se ha sentido triste o enojado y experimenta todo lo que cualquier persona haría. Es por esto que, para encontrar tu verdad, necesitas juntar varias “verdades” distintas e ir formando una única, como si fuera un rompecabezas.


Entonces, ¿cómo llego a mi verdad?

Piensa en la persona que eres hoy y observa todo lo que te conforma: tus roles, tus experiencias, las lecciones que aprendiste a la mala y a la buena manera. De esta misma forma, observa lo que puedes aprender de aquellxs que admiras y deja ir todo lo que no creas que te sirva. Evita aferrarte a una idea solo porque cierta persona importante para ti lo dijo, aun cuando todxs lxs demás lo hagan. Esto me lleva a lo más importante que quiero compartirte hoy: ¡recuerda cuestionar todo!

A mi, me funciona poner un signo de interrogación al final de cada reflexión y, para empezar, puedes divertirte con preguntas como: ¿de verdad el cielo es azul?* Aunque sabemos que sí, es un ejercicio que puede ayudarte a ver que, inclusive lo más comprobado por todxs, puede no ser completamente cierto. Por algo nada es 100% efectivo y por algo los mismos científicos tienen que repasar sus conclusiones con el paso del tiempo. Todo cambia, nada es estable y... eso es algo beneficioso.

Por último, quiero aclarar que no te invito a cuestionarlo todo desde un afán de desconfianza o de rebeldía, sino de apertura y aceptación. Cuando abrimos nuestra mente, le damos entrada a cosas maravillosas que no conocíamos y, cuando aceptamos que no podemos conocerlo todo, tendrás la libertad de explorar y asombrarte por siempre. Platícame qué opinas de esto en los comentarios, ¡me encanta leerte!


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga


*P.D: el cielo en realidad es morado, pero nosotrxs lo vemos azul :)


3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo