Buscar

Hablemos sobre la dependencia

Suelta todo, para que tengas las manos libres y puedas abrazarte a ti mismx.

Estas últimas semanas nos hemos enfocado mucho en hablar sobre nuestra autonomía. Hemos hablado de lo que significa la libertad y cómo, a veces, nosotrxs mismxs no nos damos el chance de ser libres. Podemos ser bastante perfeccionistas o sobre analizamos cualquier detalle, reduciendo nuestra posibilidad de ser tal cual somos. Recuerda que, querer hacer todo bien y controlar lo que está en nuestras manos, no tiene nada de malo. Es solo cuando se vuelve una obsesión y nos dejamos de dar la oportunidad de equivocarnos, cuando puede ser completamente contraproducente. En este sentido, tu autonomía es tomar las riendas de tu propia vida reconociendo lo libre que eres pero, también, reconociendo tu naturaleza humana; dejarnos ser tal y cómo somos por completo, es lo que nos permitirá transformarnos en nuestra mejor versión. Hoy vamos a ir un poquito más profundo, pensando en aquellas cosas con las que nos “obsesionamos”.

Una obsesión es una idea con la que nos fijamos y le damos demasiada parte de nuestra atención, o sea, de nuestra energía. Por ejemplo, cuando queremos que todo nos salga bien, nos estamos obsesionando con un resultado perfecto. Pero, al otorgarle tanta atención y energía, le estamos dando un gran poder sobre nosotrxs a esa tarea: dependemos de ese resultado para sentirnos de cierta forma.


¿Qué significa depender?

La dependencia puede venir de muchísimas formas. Las más comunes son, probablemente, a alguna sustancia como el alcohol o drogas, pero también puede ser a comprar cosas, a otra persona, a una calificación o a la aprobación de otrxs.

Depender es dejar que un factor externo defina cómo te sientes, cómo te percibes o hasta el valor que te das a ti mismx.

Cuando crees que necesitas de algo o alguien para lograr algo, podemos empezar a ver signos de ello. Esta es una de las señales más grandes de riesgo cuando evaluamos nuestra libertad, porque perdemos ese poder de decisión ante nuestra vida. Unx puede pensar: “yo elijo comprar esta cosa que me encanta y porque puedo”, sin embargo, volvemos a lo mismo; no tiene nada de malo pero, ¿por qué o para qué quieres comprarlo? Si es porque te encanta, te da paz o de alguna forma suma a tu vida, adelante. Si es porque estás evitando sentir algo o llenar algo en tí, muy probablemente es una dependencia.


¿Cómo manejar mi dependencia?

A veces, le damos este poder a alguien o algo más de manera inconsciente, porque se puede convertir en un hábito. Recordemos que los hábitos son acciones que tu cerebro realiza casi de manera automática, entonces, hay que dar un paso atrás y analizar el por qué. Como en todo, lo primero es solo reconocer que le estás dando esa energía sobre ti a un factor externo, sin juzgarte ni culparte por nada, solo hazlo consciente.

Una vez que lo notes, poco a poco podrás retomar ese poder, con ayuda de herramientas que te dirijan a reconectar con tu Yo Verdadero como la meditación, hablar con alguien que te escuche (o alguien experto), practicar el mindfulness o cualquiera con la que te sientas cómodx. Ésto, re-definirá bajo qué elementos te das valor a ti mismx y cómo quieres definirte, para que así puedas volver a tener esa libertad de ser tú.


Jamás te voy a decir que es fácil, porque sería una mentira. Soy la primera que me gustaría decirte que va a ser rápido y sin obstáculos, pero no es así; trabajar contigx mismx requiere tiempo y muchísima compasión, pero no estás solx. Lo que sí te puedo prometer es que, a la larga, notarás cómo todo lo que necesitas ya está en ti y no necesitas nada más para estar completx. Deja ir de todo aquello que crees que te define, y empieza a escribir tu historia con todo lo bello, diferente y único que desees en tu vida.


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo