Buscar
  • Regina

El miedo; nuestro aliado

“Las mejores cosas en tu vida están ahí, puestas al lado de tus mayores miedos” -Will Smith

Recuerdo hace un año los nervios que sentí. “¿Qué tal que nadie reserva nuestras clases?”, “¿y si no dura más de un par de meses?”, “¿qué pasa si al final no ayudamos a nadie?” Pensamientos y dudas así pasaban por mi cabeza mientras tomaba un café con mis hermanas después de haber desayunado. Salimos juntas para celebrar el inicio de Glow Yoga y, además de la emoción que sentíamos, había esta pequeña ansiedad. Había miedo y no era solo mío; las tres estábamos aterradas de lo que podría venir después.

Hoy nos encontramos en nuestro mes de aniversario y no puedo creer lo rápido que ha pasado el tiempo. En tan solo estos meses nos ha sucedido de todo y hemos aprendido miles de lecciones a la buena y a la mala manera. ¿El miedo se fue? No, para nada. La diferencia es que ahora es nuestro aliado.

Ahora lo vemos en muchxs de nuestrxs alumnxs. Miedo de caerse haciendo ciertas posturas, miedo de no poder, miedo de fallar… Es completamente normal cuando hacemos algo nuevo, pero escapar de él puede no traernos algo bueno.


Primero, ¿qué es el miedo?

El miedo es simplemente otro tipo de energía. Es una emoción, o sea, que causa efectos en nuestro cuerpo. Cuando hay miedo nos pueden sudar las manos, se liberan hormonas que nos permiten estar más alerta, nuestros músculos se tensan, entre otras reacciones. En sí no tiene nada de malo. Lo único que busca es activar esta alarma interna para que tengamos cuidado de lo que sea que esté pasando. El problema viene cuando deja de ser una emoción y dejamos que se convierta en un estado constante.

Cuando el miedo es nuestro enemigo lo hacemos parte de nosotrxs. Empezamos a decir “tengo miedo” como si él y nosotrxs fuéramos uno mismo. Nos resistimos a él y dejamos que nos controle. Así es como pueden llegar complicaciones como ansiedad, síndromes de estrés o fobias.


Y, ¿cómo lo hago mi aliado?

Al igual que con cualquier otra emoción, el primer paso es reconocerla. Estar consciente y aceptar que esta emoción está presente significa que no la estarás negando o, mejor dicho, reprimiendo. Después puedes preguntarte, ¿de qué tengo miedo exactamente? La mayoría de los casos, seguramente será de algo que ni siquiera ha pasado. Gran porcentaje de nuestros miedos son por algo que nos imaginamos, como una suposición o tan solo del futuro. Si intentas regresar al momento presente, notarás que no está pasando nada. Al menos todavía no, así que dejar que el miedo se apodere de tí solo logrará arruinarte el día.

“El miedo invita a lo imposible a suceder” - My Friend Fear (Meera Lee Patel)

A menos que sea una situación que perjudique tu salud, intenta no dejar que te frene. Sin miedo no tendríamos brújula interna, pero solamente es una guía. Deja que el miedo esté ahí contigo y, como si fuera unx amigx o tu hermanx, dale la mano y dile “Aquí estoy contigo. Vamos.”


Si hubiéramos dejado que el miedo nos controlara, no conoceríamos a todas las personas maravillosas que nos han acompañado en este proceso. No hubiéramos ayudado a varias mujeres embarazadas a conectar holísticamente con sus bebés por el yoga, ni hubiéramos apoyado a difundir la meditación. Además, no hubiéramos crecido tanto personalmente, y tal vez no seríamos tan unidas como hermanas. Sabemos que falta mucho camino por recorrer y no tenemos ni idea de a qué nos vamos a enfrentar. Aún así estamos seguras de que valdrá la pena intentarlo: fallando, aprendiendo y creciendo un poquito más cada día. Gracias, miedo. Y gracias a tí por ser parte de esta historia Glow.


Keep spreading the light,

Glow Yoga México

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Lunes a Sábado

8:00 - 20:00

55 1802 5276

Transforma tu vida .

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle