Buscar
  • Regina

Confía en tu Proceso

"Crear algo ideal no se trata de "encontrarlo", sino de reunir cada pieza única del rompecabezas con paciencia" -Alexander Heyne

La mayoría de nosotros (o probablemente todos), crecimos en una cultura donde nos enseñaron a trabajar duro para alcanzar metas. Desde muy pequeños nos fuimos acostumbrando a fijarnos objetivos y, de alguna u otra forma, trabajar para llegar a ellos. Una vez que logramos algo, compartimos y celebramos esa satisfacción simplemente para después ir en busca de otro logro. Esta mentalidad nos ha hecho llegar lejos y lograr cosas increíbles, pero muchas veces se puede volver contraproducente. Si no logramos algo en cierto tiempo, nos llegamos a sentir derrotados y hasta nos desvaloramos. Es normal cuando toda nuestra vida hemos escuchado cosas como “has algo productivo”, “ocúpate”, “logra algo, lo que sea”. No Hay que malinterpretarlo, esta ambición nos ha dado satisfacción de alguna forma. Sin embargo, hay demasiadas personas completamente exitosas que aún teniéndolo todo, se sienten miserables. Aún con tanto dinero, con una gran familia y con tantos logros obtenidos, no sienten una verdadera satisfacción. Lo más triste es que la mayoría de las personas que llegan a este punto son ya mayores con toda una vida hecha, que un día despiertan y se ven atorados en una crisis porque no están seguros de que hicieron lo correcto. Generalmente, esto pasa por no tener claro el propósito o el motivo por el cual queremos lograr algo.

Paremos un momento para explicar este punto con un ejemplo. Cuando vemos una película o leemos un libro, no lo hacemos solo por el final (¿o sí?) Es más, nos cuidamos de cualquier cosa que nos pueda arruinar cómo acaba la historia. ¿Por qué? Porque lo que nos interesa más es cómo se desenvuelve todo: cada problema, cada giro inesperado y qué hacen los personajes ante cada situación. Cuando queremos lograr algo, como terminar un maratón o lanzar un negocio, el punto de inicio y de final son obvios. Por más que planeemos los pasos para llegar a ello, en el medio se encuentra un camino completamente incierto que puede cambiar sin aviso y, el 99% de las veces que eso pase, no estará en nuestro control. Es por eso que es muy fácil perderse hasta rendirse, llegando a pensar que no estamos hechos para ello pero, ¿qué tendría de especial si el camino fuera fácil y rápido? Imagina una película donde el personaje principal logró todo en unos minutos, sin ningún obstáculo. No hubo trama, no hubo nada interesante ni nada que desarrollara al personaje para convertirlo en alguien mejor.

La esencia de nuestros logros no está en la meta final, sino en el camino que nos lleva ahí.

Cuando cuentes la historia de cómo lograste algo, no dirás simplemente “ah, sí, gané, estuvo increíble”, sino que habrá toda una historia valiosa detrás; con altas y bajas que, a la larga, te llevaron a donde querías estar. Mientras tengas claro el por qué quieres lograr algo y trabajes un poco cada día para alcanzarlo, confía en que cada cosa que suceda durante te dará las herramientas que necesitas. Cuando queremos algo de verdad, ponemos nuestra energía en ello y el universo nos ayuda dándonos los retos necesarios. Así que no hay por qué rendirse aunque parezca que ya no vale la pena, simplemente nuestro camino no es una línea recta (¡y la verdad es que nunca lo será!). Acepta cada parte de tu proceso, lo que ha sido difícil y lo que no; así como es ya es perfecto. Es justo eso lo que le da un propósito al final que tanto buscas. Intenta abrirte a este viaje tan desastroso e inesperado, pues ahí está la verdadera satisfacción. Mientras estés en busca de algo y te transformes en quién quieres ser durante ello, estarás logrando todo poco a poco, incluso sin que te des cuenta.


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga

30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Lunes a Sábado

8:00 - 20:00

55 1802 5276

Transforma tu vida .

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle