Buscar
  • Regina

Balance: Femenino y Masculino

“Si usted quiere que algo se diga, pidaselo a un hombre. Si quiere que algo se haga, pidaselo a una mujer” -Margaret Thatcher


¿Cuántas veces te ha pasado que no te sientes lo suficientemente “femenina”? ¿Alguna vez te dijeron que deberías ser más “delicada” y menos “enojona”? ¿Nunca has escuchado que a un hombre le digan que le hace falta ser más “fuerte”? Lamentablemente vivimos rodeados de constructos sociales que dicen quiénes debemos ser o cómo actuar. Todo esto se queda grabado en el subconsciente conforme pasa el tiempo. Si alguien no cumple con estas reglas, se les ve como diferentes causando que vivan preguntándose por qué no pueden encajar.

Todos contamos con energía femenina y energía masculina dentro de nosotros. Esta energía va mucho más allá del género, sexualidad o fisionomía. Se trata más sobre qué tipo de fuerzas utilizamos al responder ante algo. Lo femenino se enfoca más en la creatividad, la intuición y la introspección. Lo masculino ve por el poder, ambición y protección. Es cierto que en nuestra sociedad se ha respetado más la energía masculina. Sin embargo, debemos trabajar en encontrar un balance entre masculino y femenino, considerando siempre lo complementarias que son. Aquí hay algunos ejemplos para identificar cómo actúa cada una de las energías y así después buscar un equilibrio:

Lo primero y más importante es no culparse o juzgarse a sí mismo por no ser como alguien más espera que seas. Después, desde lo más profundo de nuestro corazón, reconocer que lo único que estamos logrando es lastimarnos a nosotros mismos. Es como intentar entrar en una caja de aretes: totalmente imposible porque es muy pequeña, no está hecha para tí. Independientemente de qué energía trabajes más, aceptarse tal cual somos con nuestras distintas fases es fundamental. Al trabajar en este equilibrio, sanamos la relación con nosotros mismos, sanando nuestras relaciones con los demás y, a la larga, sanando el planeta. Es solamente cuando femenino y masculino trabajan en cooperación que dejaremos de dudar de nuestro valor y vemos esa complementariedad como un gran potencial para respetarnos y unirnos por igual.

Es fascinante ver cómo, con el paso del tiempo, el mundo se ha dado cuenta de que ese conjunto de “normas” solo son expectativas y, en lugar de ver lo masculino o femenino como algo exclusivo del género, se comienza a ver con profundidad. Alrededor del mundo podemos notar el impacto que ha tenido este movimiento y solo nos motiva aún más a seguir promoviendo lo valiosos que somos todos, incluyendo nuestras diferencias y uniéndonos cada vez más en lugar de dividirnos.


Keep spreading the light,

Glow Yoga

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo