Buscar

A Nuestra Madre Tierra

“Los bosques; las rocas, los árboles y los animales, te enseñarán todo lo que ningún otro maestro podrá enseñarte” -St. Bernard

Como ya sabrás, esta semana salió el Newsletter* de este mes, donde hablamos un poco de todo lo que se festeja durante Mayo. Lo más obvio es que festejamos a nuestras mamás; a aquella que nos ha cuidado, protegido y nutrido desde que nosotrxs no podíamos hacerlo por nuestra cuenta. Ya sea que tu madre sea biológica o no, todxs compartimos una por simplemente ser humanos: la Madre Tierra.

En muchísimas culturas y desde hace siglos, ha habido alguna representación ante la Gran Madre. La humanidad ha descrito, con la forma de distintas imágenes, a esta fuerza femenina que nos da un hogar, nos alimenta y procura con un cariño incondicional. Incluso han existido religiones donde veneran a una diosa que representa la naturaleza y el planeta que habitamos y, coincidentemente, se le figura como una madre poderosa.

Independientemente de tus creencias, algo que tenemos en común todxs es que venimos de la naturaleza y a ella regresaremos. Estamos hechos para vivir en armonía con ella: piensa de dónde viene nuestra comida, cómo nos da agua, sombra y luz, ¡tan sólo piensa de dónde viene el oxígeno que te permite vivir! Sin ella no sería posible nada; estamos tan conectadxs que se ha comprobado cómo, al estar lejos del lugar donde crecimos o del lugar al cual llamamos hogar, puede causarnos el mismo efecto negativo que tiene una(un) niña(o) lejos de su madre, como depresiones, ansiedad y soledad.

La Madre Tierra nos rodea en todo momento, pero a veces estamos tan distraídxs por el mundo que hemos construido que se nos olvida notarla y darle la atención que requiere. Así que en este blog quiero compartirte algunas cosas que puedes hacer para re-conectar con esta mamá que siempre tendremos y aprovechar este mes para regresarle un poco por todo lo que ha hecho por nosotrxs.


¿Qué puedo hacer por la Madre Tierra?

  1. Agradécele. Intenta ponerle más atención a lo que es natural: los animales, árboles, flores, nubes… no tienes que ir a un lugar en medio de la nada para ver todo lo maravilloso que hace todo el tiempo. Tómate el tiempo de dar gracias por tener este hogar tan único, pues hasta ahora no hemos encontrado otro planeta como el nuestro.

  2. Investiga. Existen mil documentales en cualquier plataforma, ¡este es uno de mis favoritos! En ellos puedes notar la situación actual del medio ambiente y ver cómo cuidar más de lo que nos rodea.

  3. Reduce tu huella de carbono. Nuestro estilo de vida puede tener un impacto neutro, negativo o positivo hacia el planeta. Si no sabes exactamente cómo es el tuyo, puedes hacer tests como éste y saber qué acciones modificar, para que no contribuyan tanto al deterioro de la naturaleza y sus ciclos.

  4. Escoge una causa. Te invito a defender a nuestra Madre Tierra de la forma que más creas correcta y que quede con tu estilo de vida. Hay muchísimas empresas haciendo daño, pero hay muchas más organizaciones apoyando a distintas situaciones del medio ambiente. Recuerda que no tienes que hacer algo extraordinario, con cambiar pequeñas cosas en tu día a día, puedes hacer un gran impacto.


Te invito a que después de leer este blog, te des un espacio para caminar en un parque, acariciar a tu mascota o regar tus plantas. La naturaleza está súper cerca de ti y, si te das cuenta, está dentro de ti también: viviendo a todo color a través de tu cuerpo, mente y alma. ¡Felicidades a la mejor mamá del mundo!


*Si todavía no estás suscrita(o), ¡déjanos tu correo en los comentarios!


Keep spreading the light,

Regina de Glow Yoga

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo